La cuarta revolución industrial 4.0, o la Industria conectada 4.0, es una nueva era que da un salto cuantitativo y cualitativo en la organización y gestión de cadenas de valor. Esta nueva etapa de la industria está apostando por una mayor Automatización, Conectividad y Globalización. Estamos viendo que la interrelación entre distintas áreas, como Productos, Procesos y Modelos de Negocio, ha penetrado en el mundo industrial trayendo consigo al IoT, Big Data y Analytics. Ya que son los avances tecnológicos que nos permiten optimizar los procesos de fabricación, su supervisión e integración con otros procesos y sistemas utilizados en planta.

La adopción de la Tecnología Digital se ha convertido una realidad, brindando un cambio radical, gracias a sus nuevas tecnologías para la automatización del proceso productivo, cuya aplicación a la industria se desarrolla día a día.

La Industria 4.0 abarca distintas ramas como: Fabricación Aditiva, Robótica Colaborativa, Herramientas de Planificación de la Producción, Visión Artificial, Realidad Virtual, Simulación de Procesos, Inteligencia Operacional, Internet de las Cosas y las denominadas KET, por su acrónimo inglés (Key Enabling Technologies).

Gracias a ella, las fábricas inteligentes integran lo físico con lo virtual, donde los fabricantes y maquinas comparen información con la cadena de suministro y donde los procesos son optimizados automáticamente, auto-configurables y usan Inteligencia Artificial para completar tareas difíciles basadas en flujos de trabajo complejos.

Por otro lado la fabricación bajo demanda para prototipos personalizados y piezas en producciones, es una de las áreas con más rápido crecimiento en la industria, gracias a los avances en la Fabricación Aditiva.

Todo esto implica la necesidad de disponer de sistemas que operan y gestionan la información de banda ancha y las infraestructuras para las Tecnologías de la Información, así como los edificios y los sistemas de tráfico. Este concepto de Industria 4.0 representa un gran salto para la mayoría de las organizaciones.

A la Industria 4.0 se caracteriza por la mayor rapidez en proporcionar resultados visibles y el grado en el que afecta a los usuarios. Se trata de Internet como base de interconexión y las implicaciones que esto supone en cuanto a la facilidad de acceso a la información, la identidad digital, privacidad, seguridad, etc.

Hoy en día nuestro entorno ya es más inteligente y nos plantea muchas oportunidades y también retos. El tema de Ciberseguridad es otro ejemplo, es una de las cuestiones clave para el mundo industrial interconectado.

La cuestión es no quedarse atrás e innovar y saber gestionar adecuadamente el cambio a la industria 4.0, aprovechando al máximo las nuevas oportunidades que nos ofrece.