La digitalización ofrece un enorme potencial para ganar competitividad en un mundo cada vez más tecnológico. 

La evolución hacia lo digital se sostiene sobre cuatro pilares fundamentales: tecnología, experiencia del cliente, cultura empresarial y objetivos de negocio.

Algunos empresarios pueden sentirse abrumados al pensar en la transformación digital como en un cambio radical que no se sienten capaces de asumir a corto plazo. En realidad, la digitalización se debe concebir como un proceso paulatino acorde a las capacidades y necesidades de cada una de las empresas. Hay que tener en cuenta que su implementación implica a todos los integrantes de la organización.

A continuación te compartimos las fases de la Transformación Digital:

  • Fase 1: Conciencia mínima o inicial: Existe un nuevo estilo de liderazgo directivo, cuyo capital social se revaloriza y se eleva la idea del empoderamiento de los empleados, quienes son capaces de tomar decisiones y auto-gestionarse como equipos autónomos. Y es que, aunque resulte incoherente, en el mundo de la comunicación donde todos estamos conectamos, cada vez vamos siendo más autosuficientes e independientes.
  • Fase 2: Experimentación puntual: En este momento ya hay un plan en marcha, y se ponen en marcha algunos experimentos en algunas áreas de la organización. Estos están en silos separados, con objetivos, recursos y visión no coordinadas. El riesgo de permanecer en esta etapa está en tener una empresa descoordinada tanto interna, como externamente.
  • Fase 3: Alineación estratégica o formación: La transformación digital va formando forma. Empieza a guiar la experiencia de cliente, la estrategia de datos, la estructura organizacional, cultura. Todo encaminado a tener una visión compartida. Por el momento la integración y las inversiones son limitadas. Si las empresas se quedan en esta fase y no invierten en finalizarlo, se podría considerar un proyecto fallido y afectaría a la moral de los empleados y el talento abandonaría la compañía.
  • Fase 4: Implementación: Una vez que las personas de nuestra empresa, quiénes no son más que la organización en sí misma, están conscientes sobre la nueva actitud adquirida, es momento de pasar a la acción para identificar y crear todos los canales que nos acerquen a nuestro público. Para ello, debemos actualizar web, blogs y demás canales digitales para dar lugar a la gestión multicanal de nuestra empresa.
  • Fase 5 Periódica de Optimización Digital: Prueba y error. Todo proyecto trae consigo errores inevitables de cualquier proceso de transformación. Aun así, es importante saber que el aprendizaje se consolida en el proceso de reconocer, admitir y corregir los errores. Sólo así tendremos la genial idea de seguir innovado.