La economía colaborativa es un modelo en el que los servicios son considerados bienes de intercambio.  Actualmente, casi todos los sectores de la economía ya cuentan con negocios colaborativos.

Internet y las nuevas tecnologías han impulsado modelos de consumo alternativo en los últimos años. La relación entre quien ofrece un producto y quien tiene una necesidad concreta está cambiando de una manera significativa.

La masificación del internet a finales de la década de los 2000 con la llegada de los smartphones, tablets y las redes wi-fi domésticas, han permitido a grandes grupos de personas, comunidades y empresas estar conectadas 24/7 a muy bajo costo, compartir información y realizar transacciones en tiempo real, siendo respaldados por mecanismos avanzados de seguridad.

Esto abrió la puerta a que surgieran empresas cuyas operaciones principales serían en línea y los beneficios pueden disfrutarse de forma más inmediata, en muchas ocasiones sin tener que pagar por la propiedad de productos y servicios. En vez de eso, se paga por su uso temporal, aunque no es su único uso.

Comúnmente se le conoce a este nuevo modelo como Economía Colaborativa y ya está modificando drásticamente la economía como la conocemos. Este consiste en intercambiar bienes y servicios a través de plataformas digitales con un enfoque en las necesidades de los usuarios y no del beneficio económico final.

En este esquema, en lugar de que las empresas inviertan en infraestructura física para hacer llegar productos o servicios, enfocan esos recursos a diseñar y construir plataformas en línea para fungir como intermediarios: conectan a las personas que cuentan algún producto o servicio y lo ofrecen a cambio de un beneficio económico con aquellas que lo requieren de manera temporal. La empresa cobra una comisión por la operación de la plataforma y todos los involucrados obtienen algo de valor a cambio de su inversión.

Muchas empresas que han experimentado un crecimiento acelerado en los últimos años pertenecen a este esquema y su éxito también implica el declive de otros productos y servicios. Sin embargo, hay diferentes categorías en la economía colaborativa como:

  • Consumo colaborativo

Es el más conocido y permite intercambiar bienes y servicios por medio de intermediarios digitales.

  • Conocimiento abierto

Incluye plataformas para intercambiar información y difundir conocimiento sin altas inversiones ni intermediarios costosos.

  • Finanzas colaborativas

Este modelo permite obtener financiamiento para proyectos conectando a quienes están dispuestos a financiar, aportar o invertir como los proyectos que lo requieren.

 

Características de las empresas que operan bajo el modelo de economía colaborativa

  • Utilizan la tecnología de la información
  • Confían en los sistemas de calificación basados ​​en el usuario para el control de calidad
  • Ofrecen a los trabajadores que brindan servicios a través de plataformas de correspondencia digital flexibilidad para decidir sus horas de trabajo típicas.

 

Principales beneficios del consumo colaborativo

Son muy diversas las ventajas de este modelo de economía para los negocios o empresas. Algunas de las más destacables son:

  • El ahorro
  • Desarrollo sostenible
  • Gestión de recursos
  • Mayor oferta
  • Beneficio medioambiental

Nos encontramos en un escenario donde las APPs de economía colaborativa están en auge.