Las revoluciones, pueden ser desafiantes, esta revolución de la manufactura está relacionada a un cambio con la productividad económica, existen varios desafíos tecnológicos que deben superarse para permitir la adopción del modelo Industria 4.0. Éstas incluyen:

-Problemas de seguridad de los datos se incrementan considerablemente al integrar nuevos sistemas y un mayor acceso a esos sistemas.

-Es necesario un alto grado de confiabilidad y estabilidad para una comunicación cibernética exitosa, pero puede ser difícil de lograr y mantener.

-Mantener la integridad del proceso de producción con menos supervisión humana podría convertirse en una barrera.

-Evitar los problemas técnicos que podrían causar costosos cortes de producción es siempre una preocupación.

En un mundo donde las organizaciones luchan por asegurar tanto la disponibilidad como la seguridad de la tecnología residente en sus centros de datos, la idea de construir aplicaciones cibernéticas que involucren no sólo software, sino también maquinaria industrial y la responsabilidad adicional de asegurar una fábrica donde cada máquina.

El dispositivo y el control es ahora un punto final parece ser el desafío mayor y aún no mencionado de la industria. Todo esto tendrá que ejecutarse en una red, lo que significa que imaginar todo y permitir estos cambios revolucionarios será probablemente el trabajo del departamento de TI.

La gestión del rendimiento de las aplicaciones, en particular, en un mundo de Industria 4.0 será exponencialmente más compleja de lo que es hoy en día. La mayoría de las organizaciones han desplegado una serie de herramientas para ayudar a monitorear y diagnosticar estos problemas y evitar las llamadas de conferencia de última hora, en donde el equipo de aplicación culpa a la red y el equipo de red transita en un interminable registro para demostrar que es la base de datos que causa el problema.

Sobre este mismo tema, en nuestro país hay muy buenos ejemplos de plantas de manufactura en la industria automotriz, aeroespacial y electrónica, cuyas operaciones locales son ejemplos de mejores prácticas para sus organizaciones a nivel global. Este alto nivel de madurez operacional en estos sectores significa que el país tiene grandes oportunidades para avanzar en la adopción de la Industria 4.0.

Esto nos lleva a que la clave es innovar para agregar valor a los trabajos y procesos. De esta forma, el país tendrá mayores probabilidades de mantener y mejorar su nivel competitivo internacional. Hay que dotar a las empresas de la propia información que está dentro de sus organizaciones, pero que no se utilizaba porque el esquema con el que operan es fabril, donde hay procesos o prácticas que tal vez no aportaban mucho al resultado final.

La Industria 4.0 se ha convertido en el principal impulsor del sector Manufactura al abrir la puerta hacia mayores eficiencias en las operaciones, conocimiento más profundo acerca de los clientes y agilidad incrementada para el lanzamiento de nuevos productos al mercado, además de ser la base para que las organizaciones de esta industria se monten en la era digital y participen, así, de lo que representará la manufactura del futura.